OOps

OOps… Muchedumbres han visto y aplaudido al filme The Passion of the Christ. Todos han declarado que después de verlo han entendido finalmente lo que debió de haber pasado el Cristo en la cruz: la humillación, la violencia bruta y brutal. La sangre en la pantalla de cine fue derramada por una buena causa, según los millones de católicos que ahora son un poquito más católicos.

Me maravilla, pues, la censura a los maestros de escuelas superiores de Estados Unidos que han dejado que sus alumnos vieran el video del soldado decapitado. Si estos alumnos y sus padres han reaccionado fuertemente al ver el video, es porque esa violencia es bruta y brutal, indigna del ser humano. Sin emabargo, en mi opinión es positivo que los alumnos tomen consciencia que la guerra no es nunca algo estéril, con sangre falsa. La guerra es sufrimiento fuerte, bruto y brutal. Si les causa malestares, bien. Para que las próximas generaciones no tengan dudas en decir, siempre, ¡no a la guerra!

About Antonio Vantaggiato

Professor, web2.0 enthusiast, and didactic chef.
This entry was posted in philosophic-discourse. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.