Moralista

I may well be a moralist. Podría ser yo un moralista. Pero la noticia de que una persona (que se llame Saddam Hussein no tiene muche importancia) ha sido condenado a la horca, me da vergüenza. De ser parte de esta raza.

Pensaba yo que la horca había sido eliminada, aunque estoy claro de que la pena de muerte desafortunadamete se aplica en muchos países muy civilizados. Pensaba que guillotina y similia se dejaron atrás. Claro, ingenuamente no pensaba en aquello lugares en los cuales las costumbres (para quedarme en lo politically correct) son distintas y, a lo mejor, medievales. Lugares en que efectivamente siempre se ha usado, y se sigue usando, la horca. De acuerdo. Pero ahora, quien está avalando la horca (por medio de una sentencia sin valor, por un tribunal de muñequitos), es la administración de justicia de Estados Unidos y de varios otros países.

La horca. Junto con el microprocesador. Qué progreso!

About Antonio Vantaggiato

Professor, web2.0 enthusiast, and didactic chef.
This entry was posted in philosophic-discourse. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.